Caperucita Roja: homosexualizando a la infancia

Una chica nos da a conocer el siguiente caso:

“Yo, como casi todos los niños vascos, crecí escuchando en Euskera las versiones musicales de los cuentos infantiles, así que el otro día, por nostalgia y también un poco porque no recordaba bien la letra, decidí buscar en Internet la canción del cuento de Caperucita Roja (Txanogorritxu en Euskera).

Al repasar todos los resultados que YouTube me ofrecía, encontré un vídeo que me llamó bastante la atención, ya que era un vídeo representado por un aula o curso de niños pequeños e interpretado por un grupo musical de canciones infantiles en Euskera bastante conocido, por lo que tenía muchas papeletas para ser fiel a la canción que yo buscaba, así que, con toda mi buena intención, entré en dicho vídeo para terminar un tanto horrorizada a la par que sorprendida. No, no era un vídeo que no se correspondiera con su título; por el contrario, era un vídeo que contaba el cuento de Caperucita Roja, pero un tanto adulterado. En dicho vídeo la canción va explicando paso a paso la forma en la que la abuelita de Caperucita estaba enferma y, por ello, la niña debía cruzar el bosque para llevarle una cestita llena exclusivamente con un bizcocho sin gluten. Mientras Caperucita cruza el bosque, se topa con el lobo que la distrae con unas flores con la intención de llegar antes que ella a la casa de la abuelita para, así, poder robarle el bizcocho. Al llegar el lobo a la casa de la abuelita resulta que ésta se había ido de paseo, así que el lobo se pone su pijama y, cuando oye llegar a Caperucita, se mete en la cama para fingir ser la abuelita. Caperucita, al ver al lobo, lo reconoce al instante y comienza a reírse de él y cuando llegan la abuelita y el leñador el lobo se siente muy avergonzado por estar vestido así, después de lo cual los cuatro (lobo incluido) se sientan en la mesa a comer el bizcocho y jugar al mus. Hasta ahí todo bien, simplemente parece un cuento de Caperucita Roja un tanto original, pero la sorpresa está al principio, cuando el cuento se está introduciendo y la canción presenta a la protagonista. Al salir Caperucita, nos muestra a un niño travestido en niña. Podrías pensar que en la clase o curso en la que se ha representado este teatrillo no hay niñas, pero el propio vídeo, más adelante, deja claro que sí las hay. La canción continúa presentándonos a la protagonista con varias frases, entre la que destaca la siguiente: “bi amatxo zituen” que viene a significar literalmente que “tenía dos mamás”, una de ellas representada por una niña y la otra, de nuevo, por un niño travestido.

Y aquí lanzo yo una pregunta al aire para todos aquellos que dicen que el adoctrinamiento en las aulas no existe: si en un vídeo, frente a las cámaras y a miles de personas que, con el tiempo lo irán viendo y pueden juzgarlo tanto positiva, como negativamente, ya nos muestran a unos colegiales representando un cuento que incita a la homesexualización de la infancia ¿Qué no harán en ese colegio los profesores cuando no hay cámaras de por medio?”

Si alguien quiere comprobarlo, y conoce el Euskera, tenéis el vídeo aquí: https://www.youtube.com/watch?v=6ydBr7V1DFA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s