Trabajaron en una clínica para niños trans: su argumentación sobre las «transiciones» es demoledora

Susan Evans y Marcus Evans son esposos y psicoterapeutas especializados en el tratamiento de personas identificadas como “trans”, y no son contrarios a los denominados “cambios de sexo” o “reasignaciones de género” en adultos. Esto otorga aún más relieve a su denuncia de ese abordaje en menores de edad.

Ambos trabajaron, en distintos puestos y periodos, en la clínica Tavistock, líder en el Reino Unido en “transiciones” de género en niños, y ambos acabaron dimitiendo en disconformidad con sus métodos diagnósticos y terapéuticos. Tavistock, una clínica de pasado perturbador y presente cada vez más discutido, fue noticia hace dos años cuando se supo que hasta 18 profesionales se habían despedido voluntariamente del centro por problemas éticos, ante la facilidad con la que se remitía a menores autodefinidos como trans a tratamientos de bloqueo hormonal.

FUENTE Y TEXTO COMPLETO: https://www.religionenlibertad.com/polemicas/966781095/trabajaron-clinica-trans-argumentacion-transiciones-demoledora.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=966781095&id_boletin=608106238&cod_suscriptor=445331

¿A quién pertenecen los niños?

Por Pedro Trevijano.

La declaración de la ministro de Educación, doña Isabel Celaá, diciendo que “no podemos pensar que los hijos pertenecen a los padres”, provocó una escandalera de mucho cuidado, tanto en los medios de comunicación como en las redes sociales y en los comentarios de la gente de a pie, pero ha tenido el buen efecto de destapar un problema que estaba ya, aunque oculto.

Ante todo debo decir que por supuesto los niños no pertenecen a los padres, porque ni son objetos, ni son animales de los que uno puede decir: “Son de mi propiedad”. En el caso de los niños indudablemente ningún ser humano pertenece a otro, y así los niños no son posesión o propiedad de los padres, pero sobre ellos los padres tienen la patria potestad, lo que conlleva las cargas de cuidarles, alimentarles y educarles, como afirman tanto la Constitución como la Declaración de Derechos Humanos, con el objeto de lograr el mayor bien del niño. Pero, por supuesto, si los niños no son de los padres, muchísimo menos son de cualquier otro, incluido muy especialmente el Estado.

Personalmente debo decir que esta declaración de la ministro no me ha sorprendido demasiado, porque hace ya bastantes años oí a un joven decir que de la Educación debía encargarse el Estado, porque los padres no saben educar. Lo que ha hecho la ministro es decir en alta voz lo que las asociaciones laicistas llevan diciendo, pero sobre todo intentando practicar desde hace largo tiempo.

Los laicistas defienden que el sistema educativo público no es únicamente el que se sostiene con fondos públicos, sino el que atiende a todos y todas por igual, sin diferencias y sin selecciones previas. Pero en realidad lo que hay detrás es un intento de imponer un único modo de pensar, el de ellos, en clara violación del artículo 27.3 de la Constitución, que reconoce el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus propias convicciones. Con ello, la libertad religiosa, un derecho humano fundamental, afirmado como tal en el artículo 18 de la Declaración de Derechos Humanos, quedaría malparada al ser desterrada de la escuela pública.

Uno puede preguntarse sobre la importancia de que sean los padres o por el contrario el Estado quienes eduquen a los niños. Si a unos padres se les niega el derecho a educar a sus hijos según sus convicciones religiosas o morales estamos ante un Estado no democrático, sino totalitario.

En nuestro mundo actual se trata de imponernos lo políticamente correcto, es decir la ideología de género, sobre la que ya en 2012 decían nuestros obispos en su documento La verdad del amor humano: “No se detiene, sin embargo, la estrategia en la introducción de dicha ideología en el ámbito legislativo. Se busca, sobre todo, impregnar de esa ideología el ámbito educativo. Porque el objetivo será completo cuando la sociedad –los miembros que la forman– vean como ‘normales’ los postulados que se proclaman. Eso solo se conseguirá si se educa en ella, ya desde la infancia, a las jóvenes generaciones. No extraña, por eso, que, con esa finalidad, se evite cualquier formación auténticamente moral sobre la sexualidad humana. Es decir, que en este campo se excluya la educación en las virtudes, la responsabilidad de los padres y los valores espirituales, y que el mal moral se circunscriba exclusivamente a la violencia sexual de uno contra otro” (n. 60).

Pero sobre todo no podemos olvidar el nada pequeño detalle que quienes quieren de verdad a sus hijos son los padres. Como decía una madre de familia, si a los hijos los debe educar el Estado y los padres no pintamos nada, el día que mi hijo tenga 39ºC de fiebre que venga la ministro a cuidar de mi hijo, puesto que a ella corresponde educarlo como responsable de mi hijo.

He aquí contra lo que tenemos que luchar, y el instrumento para ello es el pin parental, que es la herramienta que impide que los niños puedan ser adoctrinados sin el consentimiento parental y que nuestro Gobierno trata de prohibir en claro desprecio a nuestra Constitución.

Además, en la concepción católica, “puesto que los padres han dado la vida a los hijos, tienen la gravísima obligación de educar a la prole, y, por tanto, hay que reconocerlos como los primeros y principales educadores de sus hijos” (declaración del Concilio Vaticano II Gravissimum educationis nº 3); “los padres han sido constituidos por Dios como los primeros y principales educadores de los hijos, y su derecho es del todo inalienable” (exhortación de San Juan Pablo II Familiaris consortio nº 40).

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/opinion/727337523/a-quien-pertenecen-ninos.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=727337523&id_boletin=480252910&cod_suscriptor=445331

De ese sacerdote que descubrió que la tierra gira alrededor del sol

De entre todas las efemérides de las que me hago eco hoy en el Día Cualquiera de hoy que puede Vd. conocer mejor si pincha aquí y que es, a su vez, expresión escrita del que presenté ayer en el programa Diálogos con la Ciencia de Radio María, destaco hoy esta noticia por el interés que me parece suscita.

             Y es que en 1473, en la ciudad de Torun, en la actual Polonia, nace Nicolás Copérnico, matemático, astrónomo, jurista, físico, diplomático y economista, padre según se dice de la astronomía moderna, primer astrónomo en sugerir que la Tierra y los demás planetas orbitan alrededor del Sol y no al revés.

             Su obra “De revolutionibus orbium coelestium” (Sobre las revoluciones de las esferas celestes) se considera la piedra inaugural de la astronomía moderna. No por casualidad en esta misma fecha pero de 2010, la IUPAC, la International Union of Pure and Applied Chemistry(Unión Internacional de Química Pura y Aplicada) renombra al elemento 112 de la tabla periódica como “copernicio”, en memoria de Nicolás Copérnico.

             Sobre Copérnico se ciernen, casi siempre, un error y un silencio. El error es su proveniencia, que acostumbra a decirse polaca. Y efectivamente Nicolás nace en la ciudad de Torun, sita en Silesia, región al día de hoy polaca, una ciudad que por cierto, tiene su nombre propio en alemán, Thorn, lo que no es casual, pues aunque por mor de la atribulada historia de la región forme parte hoy día de la noble nación polaca, lo cierto es que al comenzar el s. XX toda la región tiene una población que es y se siente mayoritariamente germánica. Curiosamente, es en ella donde se establece la orden de los Caballeros Teutones que es la tercera de las órdenes militares, tras los Hospitalarios y los Templarios (por este orden), constituida para la defensa de Tierra Santa y sus caminos de peregrinación, que además, cristianizará la región. Y es también en ella donde a partir de la Orden Teutona nace Prusia, la región alemana, ducado en origen y luego reino, que se constituye a finales del s. XIX en motor de la unidad alemana.

             Buena prueba de todo lo cual, cuando en el curso de su formación académica Nicolás se matricula en la prestigiosa Universidad de Bolonia será inscrito como de “nación germánica”. Por cierto que en todo momento Nicolás destaca por su avidez de aprendizaje habiendo cursado según se sabe estudios tantos de matemáticas, como de dibujo, como de derecho, como de griego, como de astronomía, como de economía, como de medicina. En este último campo, consta la fama que como médico tuvo en Heislberg, donde además asiste gratuitamente a las personas económicamente menos capacitadas.

             En cuanto al silencio, poco conocido es el hecho de que Nicolás Copérnico es sacerdote, uno más de esos muchos sacerdotes que tanto han contribuido con su saber y su dedicación al progreso humano y al bienestar de los hombres sobre la tierra.

             De hecho, toda la familia Copérnico pertenecía a la Tercera Orden de Santo Domingo. Su tío Lucas Watzalrode, hermano de su madre, fue Obispo de Ermland, pero por si ello fuera poco, nada menos que tres de los cuatro hijos del matrimonio que formaban Niklas Koppernigk y Bárbara Koppernigk (nacida Bárbara Watzenrode) engrosan la carrera eclesiástica. El mayor, Andrés, será, como Nicolás, sacerdote, mientras que una de las hijas será monja cisterciense y abadesa de Culm, y sólo la otra hermana, la mayor de los cuatro vástagos, casa.

             Para decir toda la verdad, es cierto que no nos ha llegado el documento que exprese fehacientemente su condición sacerdotal, pero son muchos y abrumadores los indicios de que debió de vestir la sotana. Para empezar, el hecho de mantenerse soltero en una época donde tal estado sólo es socialmente aceptable cuando se forma parte del clero. En segundo lugar el hecho de que durante una época de su vida fuese administrador de la diócesis de Frauenburgo. Y en tercer lugar y sobre todo, el hecho de que en 1537 el rey Segismundo de Polonia lo propusiese en la lista de cuatro candidatos para la sede episcopal de Ermland, pues si bien es verdad que para ser propuesto obispo no es estrictamente necesario estar ordenado y uno puede ser ordenado justo antes de ser consagrado, lo cierto es que en un elevadísimo porcentaje de casos se está. Todo lo cual hace altamente probable que, efectivamente, Nicolás hubiera tomado las ordenes sacerdotales.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/blog/52083645/De-ese-sacerdote-que-descubrio-que-la-tierra-gira-alrededor-del-sol.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=52083645&id_boletin=492759923&cod_suscriptor=445331

La fe de Ampère, padre de la electrodinámica: se sabía de memoria «La imitación de Cristo» de Kempis

En 2020, el mundo de la ciencia conmemoró los enormes descubrimientos de André-Marie Ampère en el ámbito del electromagnetismo en 1820. Pero los trabajos del “Newton de la electricidad” tienden a ocultar las múltiples facetas de un autodidacta genial, que vivió a caballo entre la Encyclopédie y el romanticismo, matemático, químico, naturalista y filósofo. Hombre de gran corazón, sufrió pruebas enormes. Fue también un cristiano cuya vida espiritual atormentada acabó arraigando en una fe profunda que marcó profundamente al joven Ozanam.

Una juventud romántica

Nacido en Lyon, en el barrio Saint-Nizier, André-Marie creció en el bucólico paisaje de los Monts d’Or, y se inició libremente en las disciplinas más diversas: insaciable lector de la Encyclopédie, devoró a los autores clásicos y los manuales de botánica y matemáticas, compuso poemas y escribió un tratado sobre la cuadratura del círculo a los 13 años

Pero en 1793, su padre, que era juez de paz, fue guillotinado al final del asedio de Lyon [alzada en armas contra la Convención]. El joven se hundió en una depresión que duró un año. A los 21 años se enamoró perdidamente de Julie Carron, con la que se casó en 1799 y que le dio un hijo, Jean-Jacques, futuro escritor y académico.

Fuente y texto completo en:

https://www.religionenlibertad.com/ciencia_y_fe/248418073/fe-ampere-electrodinamica-sabia-imitacion-cristo-kempis.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=248418073&id_boletin=521256529&cod_suscriptor=445331

¿Por qué es importante la lectura espiritual?

Todo creyente católico que busque crecer espiritualmente, debe de tener en cuenta la lectura religiosa como hábito o costumbre en su vida diaria. Muchos laicos creen que esta tarea está reservada solo para los religiosos (sacerdotes, monjas, etc.), cuando muchos santos a lo largo de los siglos han recomendado este hábito a toda la Iglesia, como una práctica en la vida devota y un requisito esencial en nuestro camino hacia la santidad. 

Hoy en día existen muchos libros que se ofertan como buenos y provechosos pero que no nos ayudan a perfeccionar realmente nuestra vida interior. Solo los libros espirituales (católicos) nos pueden guiar o dar luces para dirigirnos correctamente en las vías que el Señor ha dispuesto para todos nosotros. 

¿Qué nos dicen los santos y sacerdotes sobre la lectura espiritual?

San Bernardo:

“La lectura espiritual nos prepara para la oración y para la práctica de las virtudes. La lectura y la oración son las armas con que se vence al demonio y se conquista el cielo.”

San Cipriano:

“Permanece en la oración y la lectura; así hablas con Dios, y Dios está contigo.”

San Alfonso María de Ligorio:

¡Cuantos santos han abandonado el mundo y se han dado a Dios por la lectura de un libro espiritual!

San Gregorio Magno

“Aplícate, te lo ruego, a meditar cada día las palabras de tu Creador. Aprenderás a conocer el corazón de Dios en las palabras de Dios”.

San Josemaría Escrivá:

“No dejes tu lectura espiritual, la lectura ha hecho muchos santos”.

Padre José María Iraburu:

La lectura debe ser asidua en el cristiano, si quiere permanecer y crecer en la verdad de Cristo, esa verdad que nos ayuda a transfigurarnos en Él, y que nos hace libres de las mentiras del mundo y de su príncipe. Eso ha sido siempre, y por las circunstancias del mundo, hoy tan paganizado, y de la Iglesia, se hace aún más necesaria.”

Consejos para la práctica correcta de la lectura espiritual

  • Debemos disponer un tiempo prudente de nuestra vida cotidiana para la lectura espiritual. Puede ser en cualquier hora del día aunque sería ideal hacerlo complementando nuestro rato de oración o rezo del santo rosario.
  • El Padre John McCloskey nos dice al respecto: “Cuando haga su lectura espiritual, póngase en la presencia de Dios e invoque al Espíritu Santo. Asegúrese que está completamente alerta y en una habitación con buena luz y sin distracciones. O sea: Nunca tarde en la noche y acostado. No cree usted que la Palabra de Dios y los grandes clásicos espirituales merecen más que eso? La lectura no debe durar más de 15 minutos pero nunca menos.”
  • Debemos tener como libro espiritual de cabecera a la Sagrada Biblia. Así nos lo aconseja el Padre José Maria Iraburu “La lectura principal de los cristianos es siempre la Sagrada Escritura”. Por eso en la antigüedad la lectio divina era expresión sinónima de sacra página y con ella, por supuesto, otros libros santos, recibidos en la vida de la Iglesia. 
  • Qué la elección del libro sea impulsado más por nuestras necesidades espirituales, carencias de formación doctrinal o virtudes que busquemos mejorar. No debemos dejarnos llevar por las incitaciones de intelectuales, la curiosidad o el boom que hacen otras personas sobre un libro “X” al cual consideran el mejor o el best seller del momento. La lectura cristiana no debe ser tomada como la lectura mundana, no se trata de estar a la moda o interesarse por un título solo porque otros lo hagan. También es bueno consultar o dejarse recomendar por personas con buena formación teológica o directores espirituales.
  • La lectura espiritual debe ser buscada para llevarla a la práctica. Los libros religiosos no se escriben ni se han escrito como una especie de pasatiempo, ocio o distracción, a diferencia de los del mundo. El interés en ellos, debe partir de la búsqueda de la santidad o como un medio de perfeccionamiento de la vida cristiana.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/blog/491579398/Por-que-es-importante-la-lectura-espiritual.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=491579398&id_boletin=856368500&cod_suscriptor=445331

La Edad Media, ¿oscura? El progreso tecnológico, moral y cultural que impulsó la Iglesia católica

Una de las grandes leyendas negras que pesan sobre la Iglesia Católica es la acusación de haber creado la “Edad Oscura”, el dominio que ejerció durante la Edad Media con siglos de ignorancia, fanatismo y freno del progreso científico e intelectual.

Esta percepción de la Edad Media sigue presente en millones de personas e incluso en los libros de texto escolares, a pesar de que numerosos historiadores han evidenciado los enormes avances que se produjeron en estos siglos y que conformaron la sociedad occidental.

Gran culpa la tienen pensadores de la Ilustración y posteriores, que pretendían aupar sus ideas frente a lo realizado en siglos anteriores. De ahí que a esta “Edad Oscura” la sucediera el Renacimiento y la era de las Luces, en clara contraposición de la Edad Media.

Veamos quien fue creando esta idea. Voltaire describió estos siglos como una etapa histórica en la que la “barbarie, la superstición y la ignorancia cubrían la faz del mundo”. Rousseau señalaba que en la Edad Media “Europa había recaído en la barbarie de las edades antiguas. Los habitantes de esta parte del mundo vivían hace algunos siglos en una condición peor que la ignorancia”. O Edward Gibbon, que afirmaba también la caída de Roma había sido “el triunfo de la barbarie y la religión”. Y en todos ellos se veía la animadversión a la Iglesia que tanto tuvo que ver en realidad en los avances de estos siglos.

Sin embargo, el doctor en Sociología y gran experto en Historia, Rodney Stark, ha desmontado esta leyenda negra sobre la Edad Media y la Iglesia en varios libros, la última vez en Falso Testimonio. Denuncia de siglos de historia anticatólica (Sal Terrae).

Stark ha escrito cuarenta obras y obtuvo el doctorado por la Universidad de Berkeley (California), en la que trabajó como investigador en el Survey Research Center y en el Center for the Study of Law and Society. Más tarde fue profesor de Sociología y Religión Comparada en la Universidad de Washington. Desde 2004 trabaja en la Baylor University. Stark ha sido presidente de la Society for the Scientific Study of Religion y de la Association for the Sociology of Religion, y ha recibido numerosos premios nacionales e internacionales por su eminente trabajo. Educado como luterano, se ha identificado como agnóstico pero recientemente se autodenomina “cristiano independiente”.

De este modo, este experto estadounidense asegura que la Edad Media no sólo no representó ninguna “caída” en “Edades Oscuras” sino que –como aseguraba el historiador francés Jean Gimpel- fue “una de las edades de la humanidad que destacó por su fuerte carácter innovador”. En este periodo la tecnología se desarrolló y se puso al servicio del hombre “en una medida que ninguna civilización había conocido anteriormente”.

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/cultura/745753560/edad-media-oscurantismo-progreso-iglesia-catolica.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=745753560&id_boletin=856368500&cod_suscriptor=445331

Ganadores del III Concurso Nacional de Belenes escolares Navidad 2020

Ya tenemos ganadores. Queremos daros a todos las gracias por participar, especialmente en este año tan complicado para todos. Felicidades a los premiados. Hasta el año que viene.

¡¡¡ FELIZ NAVIDAD!!!

Primer Premio

Talavera de la Reina 2. TOLEDO

Felicidades a los alumnos de tercero de la ESO y a su responsable por este Belén.

Primer premio

Segundo Premio

Ceip San Sebastián. MADRID

Felicidades a los alumnos de sexto de primaria y a su responsable por este Belén tan bonito.

Segundo premio

Tercer Premio

Colegio Senara. Madrid

Felicidades a los niños de quinto y sexto de primaria y en especial a la responsable del Belén.

Tercer premio

Más de un millón de personas ha firmado ya contra la Ley Celaá: una ardua lucha por la libertad

La Ley Celáa, el proyecto de Ley de Educación (Lomloe) que tramita el Gobierno de Sánchez e Iglesias, se está encontrando con una masiva movilización por parte de las familias, los profesores y los propios centros concertados ante el ataque ideológico sin precedentes y gran escala que propiciaría el cierre de numerosos colegios y el fin efectivo de este modelo educativo.

Más de un millón de personas ha firmado ya el manifiesto contra la Ley Celaá de la plataforma Más Plurales, que engloba a profesionales, colegios y familias, y la recogida de firmas sigue avanzando mientras se van desarrollando otra serie de iniciativas como concentraciones para frenar una ley que pretende acabar con los colegios concertados, la educación diferenciada y la especial, así como prácticamente dejar sin efecto la asignatura de Religión.

Este es el momento de luchar por la libertad de las familias, una lucha que va más allá del Parlamento y que depende de los padres, los profesores y todos los españoles que defienden la libertad educativa y el derecho a educar a los hijos según los valores de la familia.

“Cuando la ministra Celaá afirmaba hace unos meses que los hijos no son de sus padres, sabía lo que decía. Anunciaba lo que estaba por venir. Si los hijos no son de los padres, ¿de quién son? La pregunta encuentra su respuesta en la LOMLOE o Ley Celaá”, explican desde Más Plurales.

De hecho, esta ley deja de manifiesto –agregan- “que por primera vez en la historia de la democracia Celaá ha excluido a la comunidad educativa de la tramitación de la nueva Ley educativa. Y tiene sentido. Porque en ella no hay lugar para las familias. Será el Estado, y no tú, quien decida la educación que han de recibir tus hijos. Tampoco hay espacio para la enseñanza concertada. Miles de colegios cerrarán en los próximos años. Ni para la asignatura de religión, que vuelve ser postergada. Ni, por supuesto, para la educación especial, la cual, pese al clamor de los padres afectados, también desaparecerá”.

De este modo, la ley Celaá “supone, en definitiva, la imposición de un modelo de educación único, estatal y laico que pondrá fin a la pluralidad educativa actual”. De ahí la importancia de la movilización y de mostrar al Gobierno que en frente tiene un bloque con millones de españoles que no darán un paso atrás en la defensa de sus derechos. Y la recogida de firmas muestra esa capacidad de movilización. (Si aún no ha firmado puede hacerlo AQUÍ).

¿Qué pretende conseguir la Ley Celaá? Desde Más Plurales ofrecen este decálogo sobre los puntos en los que el Gobierno quiere coartar la libertad. Son los siguientes:

1. La LOMLOE supone volver a imponer una ley partidista e ideológica, sin visión de Estado y sin atender el clamor ciudadano y de la comunidad educativa por la estabilidad y a favor de un Pacto de Estado por la Educación.

2. La LOMLOE pretende eliminar la demanda social como elemento a tener en cuenta en la programación de puestos escolares. Es decir, que la Administración ni siquiera debe valorar la elección de las familias, de todos nosotros, los ciudadanos, para establecer las vacantes.

La eliminación de la demanda social supone un paso más a la planificación unilateral de la Administración, el cierre de unidades concertadas con demanda en beneficio de públicas vacías o la consideración de subsidiaria de los centros concertados.

3. La LOMLOE se inventa un “derecho a la educación pública”. El único derecho existente es el “derecho a la educación”, y el mismo se garantiza mediante plazas suficientes en los centros sostenidos con fondos públicos, también, por tanto, en los de iniciativa social o concertados.

4. Vuelve a postergar la enseñanza de la religión: sin alternativas y sin efectos en la evaluación. Uno de los objetivos tradicionales de los gobiernos de izquierda es su opción por el laicismo activo, como ideario de la educación, y con esta Ley lo quieren aplicar incluso en los centros que no son de su titularidad.

5. Se crea una nueva asignatura de Educación en valores cívicos y éticos. Otra “Educación para la ciudadanía” no basada en valores consensuados y compartidos, sino como instrumento de adoctrinamiento.

6. La LOMLOE abre la puerta a la inclusión de un representante del Ayuntamiento en el Consejo Escolar de todos los centros. Esta medida, además de innecesaria e injustificada, supone una interferencia en el ideario y proyecto educativo de los centros y la creación de un “comisario político”.

7. La LOMLOE insiste sospechosamente en los derechos de la infancia, que nadie cuestiona. Intuimos nuevo ataque a las familias, que incluye el olvido de que el garante principal de los mismos son los padres mediante la institución de la patria potestad, no el Estado. Es inevitable que al ver esta insistencia en los derechos de la infancia, la pongamos en consonancia con la desafortunada reflexión de la Ministra Celaá, de que “los hijos no pertenecen a los padres”. Igual cabría preguntarle si en su opinión ¿pertenecen al Estado, tal vez?

8. Surge la posibilidad de distribución del alumnado por la administración para evitar segregación educativa. Hay quien opina que es una garantía de igualdad. ¿No es más igualdad que la familia elija el que crea el mejor centro para su hijo, en lugar de hacerlo la Administración?

9. La LOMLOE insiste, como las leyes anteriores, en la ausencia de autonomía de los centros. En realidad, hace hincapié en la desconfianza, la centralización, el intervencionismo, las injerencias… sin margen para los centros.

10. Junto a las declaraciones del Ministerio, parece que la LOMLOE cuestiona la supervivencia de los centros específicos de educación especial. Inclusión, Sí… Especial, también. Otro límite a la Libertad de Enseñanza.

¿Qué piden las familias, los profesores y los centros? En su manifiesto esta plataforma detalla las necesidades reales, y no las inventadas e impuestas por el Gobierno, de los colegios y los padres. Esto es lo que demandan:

1. La escuela más adecuada.

La sociedad española es diversa y democrática. Fundamenta su convivencia sobre los valores de la tolerancia y la participación. Por ello, la escuela más adecuada para una sociedad como la nuestra debe ser una escuela también plural, gratuita y universal. Esto sólo es posible si hay una diversidad de escuelas con proyectos educativos y pedagógicos propios y autonomía de los centros para dotarse de ellos y ponerlos en práctica.

2. Modelo plural, heterogéneo e inclusivo.

La enseñanza concertada posibilita un modelo plural, heterogéneo e inclusivo. Deseamos una educación pública plural y de calidad, pero eso no se logra legislando contra la enseñanza concertada y su diversidad de proyectos. La hostilidad que manifiesta la LOMLOE hacia la enseñanza concertada crea un escenario de desigualdad de oportunidades para las familias que desean una enseñanza plural asequible a todos.

3. Pública, concertada y privada.

Defendemos la pacífica y armónica convivencia de las tres redes: pública, privada concertada y privada. No aceptamos que la LOMLOE permita a las autoridades educativas imponer la distribución del alumnado basada en la planificación arbitraria de la Administración por encima de necesidades reales de escolarización manifestadas por las familias.

4. Financiación adecuada de centros públicos y concertados.

El Estado tiene igualmente la obligación de financiar adecuadamente los centros educativos públicos y concertados para garantizar la gratuidad real de ambos. Y esta financiación, respetando la naturaleza e idiosincrasia de cada red de centros, debe cubrir sus necesidades materiales y sus recursos humanos en igualdad de condiciones, pues ambas redes deben prestar un servicio educativo de igual calidad al alcance de todos.

5. Control político: Agresión a la libertad de conciencia.

A través del control político de la educación, estamos asistiendo también a una agresión a la libertad de conciencia en favor de la imposición de una ideología laicista impropia de un Estado no confesional. La asignatura de Religión, que se cursa con absoluta normalidad en casi todos los países europeos, es una opción mayoritaria de las familias españolas que la eligen libre y voluntariamente cada año y cuya voluntad debe ser respetada.

6. Desaparición de centros de educación especial en contra de las familias.

La intrusión en la LOMLOE de un concepto de inclusión radical conduce a los actuales centros de educación especial a su desaparición a pesar de contar con un alto grado de satisfacción de las familias que escolarizan allí a sus hijos. Pedimos al Gobierno una dotación suficiente de recursos para atender a los alumnos con discapacidad en los centros ordinarios y en los colegios de educación especial.

7. Libertad de elección de centro.

La pluralidad educativa, la libertad de elección de centro y la formación en los valores éticos, filosóficos o religiosos contribuyen a un mejor rendimiento y desarrollo integral de la persona. La identificación de las familias con el proyecto educativo elegido favorece una mayor implicación en la educación de sus hijos, y las evidencias demuestran que una mayor implicación familiar está relacionada con un mejor rendimiento escolar, especialmente de los más desfavorecidos.

8. Mejoras reales para el personal de los centros.

Mejoras reales para el personal docente y no docente de los centros. La LOMLOE abandona a los profesionales de la concertada y de educación especial al no introducir ni una sola mejora que permita equiparar y mejorar sus condiciones. La nueva ley de educación debe garantizar que se aporte financiación suficiente para mejorar las condiciones laborales, retribuciones y jornada de los docentes, personal de administración y servicios y personal complementario de todos los centros de la red concertada y de educación especial.

Fuente: https://www.religionenlibertad.com