Educación o aberración sexual en La Rioja

¿Se da cuenta el Gobierno Riojano en qué jardín se ha metido él solito? Porque el artículo 27-3 de la Constitución dice: «Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones».

Pedro Trevijano Etcheverria – 28/10/19 1:56 PM

En el periódico «La Rioja» del 24 de Octubre en la sección «El teléfono de la Rioja» leemos lo siguiente: «Alfonso, de Logroño, quiere opinar ‘sobre la polémica que hay en el colegio Vicente Ochoa’. A su juicio, que a estas alturas de la vida, en el siglo que estamos, se esté en contra de que nuestra juventud reciba charlas sobre educación sexual es algo increíble. Es que parece que estemos todavía en la Edad Media».

Simplemente he de decir que no creo que nadie con sentido común discuta la necesidad de una educación sexual. El Concilio Vaticano II ya dijo: «Hay que iniciarlos (a los niños y adolescentes), conforme avanza su edad, en una positiva y prudente educación sexual». De hecho he dado educación sexual, como bien saben mis alumnos desde 1969, y el promotor de nuestra Asociación «Los niños son intocables», el policía municipal Salvador Martí, también ha dado múltiples charlas sobre el tema de la prevención del abuso sexual infantil con su proyecto Alexia, enséñanos. Pero hemos procurado hacerlo de una manera sana y correcta, no como la realizan las defensoras de la Ideología de Género, ideología condenada por la Iglesia, ya que enseñan múltiples aberraciones.

Ya el curso pasado salimos en varias ocasiones a la calle, con el lema «Los niños son intocables», porque sabíamos que en varios centros escolares la organización Serise, es decir Servicio Riojano de Sexología, estaba dando clases de presunta educación sexual con esa mentalidad, de manera lucrativa. A fin de evitarlo solicitamos a los padres que no estén de acuerdo con este tipo de enseñanza que solicitasen el pin parental, es decir que se les reconociese su derecho humano y constitucional a que sus hijos no asistiesen a esas charlas. En cuanto a los padres que estén de acuerdo con ese tipo de charlas, está claro que es asunto suyo.

Ahora bien, este curso a unas madres que solicitaron acogerse a su derecho, no se les quiso aceptar su reclamación y les dijeron que fuesen a la consejería de Educación y como no se les quiso recoger la notificación escrita de las familias, se ha recurrido a Abogados Cristianos para presentar una denuncia contra la Directora del Centro.

Una pregunta obvia es ¿qué se enseña en estas charlas? Lo sabemos porque se grabó una dada a padres de otro centro escolar. Recuerdo que cuando un sobrino mío con una hija de cinco años le expliqué lo que decían me dijo: «No te creo». Le contesté sencillamente: «Oye la grabación». Y vaya si me creyó.

En las charlas, aparte de las idioteces propias de la ideología de género, se habla como prácticas normales y corrientes lamer los genitales de otros niños e investigar el trasero de otros niños como hacen los perros con sus congéneres (es una manera fina de decirlo).

Creo, en consecuencia, que cualquier padre y especialmente los padres cristianos, tienen motivos para oponerse a esas charlas.

Por ello mi asombro ha sido grande cuando el Gobierno Riojano ha publicado una Nota de la que extraigo lo siguiente: «Las actividades complementarias recogidas en la Programación General Anual de cada centro son de obligado cumplimiento para todos los alumnos.

Tras la información difundida en el día de hoy por una asociación de abogados en relación a unas solicitudes de exención de actividades complementarias relacionadas con actividades de educación afectivo-sexual, diversidad, identidad y expresión de género, y los diversos modelos de familia; desde el Gobierno de La Rioja se informa de que todas las actividades complementarias que están recogidas en la Programación General Anual (PGA) de los centros son de obligatorio cumplimiento por parte de todos los alumnos, sin excepción.» Por cierto la Fapa, (Federación de Padres de alumnos de la Escuela Pública) se ha solidarizado con el Centro.

Hago una pregunta: ¿se da cuenta el Gobierno Riojano en qué jardín se ha metido él solito? Porque el artículo 27-3 de la Constitución dice: «Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones». Y la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU dice: «Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos». Con lo que termino con otra pregunta: ¿no es la Nota del Gobierno Riojano claramente anticonstitucional?

Por Pedro Trevijano en http://www.infocatolica.com/?t=opinion&cod=36139

Luis Cacho: Dimita como Consejero de Educación en La Rioja. Campaña de firmas de Abogados Cristianos.

Un colegio público de La Rioja, el Escultor Vicente Ochoa, está imponiendo clases de carácter sexual para alumnos de Educación Infantil y Primaria, desde los 3 años de edad.

¿Sabes qué les dicen a estos niños?

Que sus padres no deberían interrumpirles mientras se masturban, porque eso supone una “invasión a la intimidad”.

Y lo peor:

¡En estas “clases” animan a los niños de 3 años a besar los genitales de los demás niños!

Por supuesto, padres de este colegio han dejado claro a la dirección que no quieren que sus hijos reciban esas charlas.

Pero el colegio ha respondido, contrariando la legislación vigente, que “las actividades complementarias son de obligado cumplimiento”. 

Las leyes en materia educativa establecen que las actividades complementarias y extraescolares son voluntarias para el alumnado. Ni siquiera son evaluables. Además, el artículo 27.3 de la Constitución Española protege el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos. Y Luis Cacho, Consejero de Educación de La Rioja (PSOE), está vulnerando este derecho fundamental.

Desde la Asociación Española de Abogados Cristianos se han querellado contra este colegio público y han creado esta petición pidiendo al Consejero de Educación de La Rioja, Luis Cacho, que dimita por vulnerar el derecho constitucional de los padres para educar libremente a sus hijos. ¡Firma ahora!

¡Muchas gracias por tu apoyo!

No olvides compartirlo con tus contactos.

TEXTO ORIGINAL Y FUENTE EN:

https://abogadoscristianos.es/lgtbi-rioja/

El lobby gay intenta puentear a los padres para adoctrinar niños: el caso de Murcia y cómo frenarlo

“No te prives” es un lobby LGTB de la Comunidad de Murcia que está impartiendo charlas con su ideología de género en los colegios de la región. El Foro de la Familia (www.forofamilia.org) ha denunciado que se hace sin permiso de los padres ni las familias, “puenteando” a los padres.

El lobby No Te Prives ha respondido en un comunicado que lo que hacen no es “adoctrinamiento” y que acuden porque “los centros” lo solicitan, pero en ningún momento ha declarado contar con permisos de los padres ni molestarse en consultar a los padres. La palabra “padres” no sale en su comunicado. Los padres (y sus permisos) parecen algo irrelevante para ellos.

No Te Prives dice que realizan charlas desde 2010, que cuentan con una normativa legal, que la Constitución dice que los niños necesitan el “desarrollo de su personalidad”, que el Estado puede decidir lo que se enseña, que la Consejería de Educación de Murcia la apoya (la consejera es Adela Martínez-Cachá Martínez, del Partido Popular)… No te Prives dice muchas cosas, pero no dice que pidan permisos a los padres ni que informen a los padres con antelación.

El lobby LGTB murciano asegura que las charlas que ellos dan no intentan “convencer, adoctrinar” pero sí que la visión que ellos imparten es “una imagen real y más completa de la realidad social” (más real y completa que la del resto de la gente que no son ellos, se entiende).

El presidente de No Te Prives, Jesús Costa, aseveró que, a su entender, «lo que se pretende desde este Foro de la Familia es seguir manteniendo un único modelo de familia, el tradicional y una sola manera heterosexual de entender las relaciones humanas» y alegó que la actitud del Foro «coarta la libertad de expresión, justo lo contrario a lo que pretendemos desde los colectivos LGTBI».

La respuesta del Foro de la Familia
A esto ha respondido el presidente del Foro de la Familia, Ignacio García-Juliá, lamentando que el colectivo No Te prives “tergiverse nuestras declaraciones, utilizando la descalificación y el insulto”. 

“No atacamos a nadie, ni tenemos nada en contra del colectivo LGTBI. Respetamos la dignidad de todas las personas. Se está queriendo confundir a la opinión pública al identificar la  crítica a un acto que vulnera derechos constitucionales con un ataque a la persona en sí” analiza García-Juliá

“El problema no es que miembros del Colectivo LGTBI den charlas en los colegios. Nosotros hemos denunciado una situación que afecta a las libertades fundamentales de los padres de la Región de Murcia, al recibir sus hijos charlas sobre sexualidad sin conocimiento ni consentimiento expreso por su parte, en contra de lo recogido en el artículo 27 de nuestra Carta Magna y sentencias del Tribunal Supremo”.

“La sexualidad es algo muy íntimo y personal, por eso ofrecimos al Gobierno de la Región desarrollar Escuelas de Padres para ayudar a éstos a hablar de este tema con sus hijos, según la visión de cada uno. Evitamos entrar en las aulas y violentar a aquellos padres que tienen otros puntos de vista en la materia y están en su derecho de que sus menores no reciban estas charlas”.

Preocupación y desconcierto
Según No te prives “La actitud del Foro coarta la libertad de expresión”: La libertad de expresión, precisamente, es uno de los pilares que defiende el Foro, así como el resto de derechos y libertades (también en materia de sexualidad). En este caso, el Foro pide la información previa y el consentimiento de los padres. ¿En qué momento ven amenazada la libertad de expresión en esta petición? ¿Tal vez el hecho de que haya padres que no quieran para sus hijos este tipo de “educación” les molesta? ¿Tal vez quieran “educar” a los niños de otros en contra de la opinión de sus padres, en aras de la libertad de expresión?

“Una vez más, pensamos que a través de estas acusaciones y declaraciones, se pretende tratar de confundir a la sociedad mediante la descalificación y los insultos (retrógados, homófobos, fascistas…) de toda opinión distinta a la que defiende la ideología de género”, denuncia el Foro de la Familia.

Frente a estos intentos de lobbies y grupos LGTB y otros grupos ideológicos de llegar a los niños saltándose a los padres, cada vez más colegios, familias y asociaciones recomiendan a los padres imprimir y entregar en el colegio un impreso firmado de “Consentimiento Informado”, como explica AQUÍ la Federación España Educa en Libertad.

Para muchas asociaciones profamilia, la resistencia de los padres y herramientas como este “Consentimiento Informado” son la clave para frenar los abusos de los lobbies LGTB y de género.

Imprima y lea la Guía y el Impreso para proteger a sus hijos aquí:
federacionesel.files.wordpress.com/2017/11/guia-para-educar-en-libertad-clm.pdf

En ReL estuvimos en una charla de ideología de género para padres de un colegio del sur de Madrid, junto con el padre Julián Lozano, y esto es lo que vimos: 


FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/polemicas/63933/lobby-gay-intenta-puentear-los-padres-para-adoctrinar-ninos.html

El Parlamento polaco debate penas de prisión por impartir educación sexual

Los maestros que impartan nociones de educación sexual en Polonia podrían enfrentarse hasta a cinco años de prisión si sale adelante un proyecto de ley sobre pedofilia, que cuenta con el apoyo del partido gobernante polaco, Ley y Justicia, con mayoría absoluta en el Parlamento.

FUENTE Y NOTICIA COMPLETA EN: https://www.elmundo.es/internacional/2019/10/16/5da6ecd421efa0c1748b4627.html#

No esperes a la adolescencia para hablar de sexo y amor con tus hijos: te los van a adoctrinar otros

Aquella mañana, Javi, de 9 años, volvió del recreo aturdido. Mientras jugaban, su compañero Daniel le había contado un montón de cosas sobre sexo de una forma tan sórdida y explícita que hasta incluía la dirección de varias web pornográficas. Al volver a su clase de 3.º de Primaria, Javi sintió la necesidad de desahogarse, así que se lo contó todo a Lucas, su compañero de pupitre, que se quedó tan impactado como él. El resto del día, ninguno de los dos logró concentrarse en clase. Cuando llegaron a casa estaban tan raros que, esa misma tarde, sus madres lograron que les contasen qué había pasado.

Aunque hayamos cambiado el nombre de los niños, el caso es real y ocurrió hace unas semanas en Zaragoza. Tan real como el caso de Pablo, a quien el curso pasado, cuando no había cumplido 7 años y estaba en 1.º de Primaria, le dieron una charla sobre “sexualidad y género”  en su colegio de Madrid. Sus padres no habían sido informados antes, ni después, y solo se enteraron porque Pablo les dijo que quería ir disfrazado al cole porque una profe les había dicho que podían vestirse  “como les diera la gana”  sin que  “nadie se lo pudiera impedir” . Cuando su madre habló con la tutora para pedir explicaciones, descubrió, además, que las charlas en 5.º y 6.º  habían incluido dinámicas sobre transexualidad, y que nadie del centro le podía dar detalles porque quienes habían impartido esas charlas habían pedido a los tutores salir del aula  “para no cohibir a los niños”.

La moraleja de ambas historias reales la resume el psicólogo Giovanni Alario, experto en educación afectivo y sexual en la infancia y director de Formación e Innovación Educativa en el colegio San Ignacio de Loyola, de Torrelodones (Madrid):  “Los padres tenemos que tener claro que no podemos esperar a la adolescencia para educar a nuestros hijos en afectividad y sexualidad, porque si no, otros lo harán en nuestro lugar” .

Y como en el caso de Javi, Lucas o Pablo, lo más probable es que si los padres no toman la iniciativa, los niños se verán asaltados (e indefensos) ante una visión reduccionista de la sexualidad, asilvestrada, puramente genital o permeada de ideología, en lugar de descubrir  “a través del ejemplo de cómo se aman sus padres, y de experiencias cotidianas, que la sexualidad es la experiencia más bella del ser humano y la expresión más alta del amor, que las personas queremos con el cuerpo porque el cuerpo no es un objeto ni un mero accidente, y que a través de la mirada amorosa de sus padres sobre ellos y sobre el mundo pueden comprender su dignidad, su valor y el sentido de su vida, que es querer y ser querido” , destaca Alario.

11 mensajes para enseñarles a amar

La educación de la afectividad y de la sexualidad no es un compartimento estanco, sino que se enmarca en la educación para el amor y “se basa en la sencillez de los hechos cotidianos, en la naturalidad y verdad del diálogo con los niños, y en la transmisión de medidas preventivas”, explica la doctora Nieves González Rico. Y propone 11 mensajes que los hijos van interiorizando:

  1.  La vida es un regalo.
  2.  Tus besos y tus abrazos valen infinito.
  3.  Tu cuerpo es un tesoro y los tesoros se protegen.
  4.  Nadie debe tocar tus genitales salvo el médico, y delante de los papás.
  5.  Hay niños y niñas, y la diferencia es una suerte.
  6.  No te quejes, mejor dime lo que necesitas.
  7.  Tener un amigo es tener un tesoro.
  8.  Puedes hacer muchas cosas buenas por los demás.
  9.  En casa todo se puede hablar.
  10.  Es de mayores y de valientes pedir ayuda.
  11.  Cada día podemos volver a comenzar.

Hablar de amor y sexo con niños pequeños

Ahora bien, ¿cómo se habla de sexualidad y afectos a niños pequeños? La regla de oro es no conformarse con ejemplos sobre cigüeñas y abejas, o con una lección de ciencias naturales:  “La educación afectiva y sexual no se limita a conocer la anatomía masculina y femenina o la procreación, sino que trata de mostrar a los hijos que nacemos para amar y ser amados. Por eso, coincide con la educación para la auténtica felicidad, y hablamos de ella con nuestra vida y con el modo de relacionarnos con ellos, aunque no nos demos cuenta”, explica la doctora Nieves González Rico, médico, máster en Sexología, directora académica del Instituto Desarrollo y Persona de la Universidad Francisco de Vitoria y creadora del Programa Aprendamos a Amar, que llega cada año a más de veinte mil alumnos.

González Rico recuerda que los padres educan, sobre todo, con el ejemplo de cómo se relacionan con sus hijos y cómo se quieren entre sí:  “¡Afortunados los niños que, en medio de tantas rupturas, ven besándose o abrazados a sus padres! Al hacerlo, los padres les pueden decir: ‘Estoy en el mejor lugar de la casa (junto a papi o mami)’. Si son pequeños querrán introducirse en el abrazo, y si son más mayores, mirarán con discreción. Pero a los hijos siempre les hace bien ver que sus padres se quieren” .

Eso sí,  “también hemos de propiciar momentos de diálogo sereno, breve, y aprovechar circunstancias cotidianas –como el rato del baño, un nuevo embarazo o una escena de la tele– para ir dándoles criterios y responder a sus dudas, apunta González Rico.

Ordenar los sentimientos: algo que se va aprendiendo

El psicólogo Jaime Serrada, experto en educación afectiva y sexual de la fundación Gift&Task, matiza que “la educación afectiva y la educación sexual deben ir de la mano, pero no son lo mismo” .  “La sexualidad no es un mero dato informativo que yo coloco, y ya está, sino que define mi forma de ser humano: soy varón o soy mujer, y lo soy para siempre y en todas mis dimensiones, mi forma de actuar, sentir, relacionarme… Y educar la afectividad es ordenar lo que te afecta: tus sentimientos, lo que te hace sufrir, lo que te hace feliz, qué decides hacer en cada momento…” , explica.

Serrada destaca que  “los afectos no están bien ordenados en los niños, por eso lo quieren todo y lo quieren ya, quieren comerse todo el chocolate sin compartir, jugar hasta que se caigan de sueño… La forma de educar sus afectos es a través de la experiencia:  ‘¿Ves qué bueno es esperar, ves qué bueno es que compartas, ves qué bueno es cuando perdonas, ves cómo sufres cuando te frustras…?  Nuestra tarea es ayudarles a que hagan experiencia de sus afectos e interpretarles sus actos, también en relación con los demás” .

Por eso, señala Serrada, “es tan bueno educar los afectos en familia: lo que haces, aunque lo hagas solo, afecta al resto: si te saltas las normas de casa afecta a tus hermanos, si compartes tu alegría, la contagias, etc. ” . Una lección, claro, que deben aplicarse primero los propios padres.

Grandes errores que podemos cometer en casa

El psicólogo Giovanni Alario señala errores que transmiten una imagen incompleta del amor y los afectos.

  • 1. Pensar que la educación afectivo-sexual se desarrolla solo en “charlas” puntuales, en lugar de hacerlo a través de las experiencias positivas vividas en la familia.
  • 2. Creer que la educación afectivo-sexual es necesaria solo para nuestros hijos, pero que nosotros, como padres, ya estamos suficientemente formados. ¡Es un gran error!
  • 3. Delegar tu responsabilidad en el colegio, en otros profesionales, en los influencers, en los youtubers… Si renuncias a educar, el mensaje que tú no trasmitas alguien se lo dará.
  • 4. Transmitir una visión negativa de la sexualidad, concebida como un problema y teñida de aspectos negativos, miedos y preocupaciones excesivas.
  • 5. Reducir la sexualidad al sexo y a las relaciones sexuales, a conductas morales o a exigencias de comportamiento para evitar riesgos.
  • 6. Creer que solo es importante la sexualidad cuando se acerca la adolescencia, y resaltar solo la función procreativa de la sexualidad, sin su función unitiva en el matrimonio, como expresión física del amor.
  • 7. Descuidar la comunicación corporal con nuestros hijos, sin poner atención a la expresión afectiva y a las emociones que ellos viven con el cuerpo.
  • 8. Inhibir las expresiones de amor y los gestos físicos de afecto de los padres ante los hijos.
  • 9. Evitar temas de conversación vinculados a la sexualidad, a la experiencia afectiva, al enamoramiento, a la atracción física… O bien, no responder a sus preguntas directas sobre la sexualidad, mentir y no ser honestos en nuestras respuestas.
  • 10. Exponer a los hijos a personas desnudas, a imágenes o a vídeos con contenido afectivo y sexual sin un control sobre si el contenido es adecuado para su edad

(Este artículo aparece de forma originaria y más amplia aquí en la Revista Misión, la revista católica de suscripción gratuita más difundida en España)

FUENTE: https://www.religionenlibertad.com/vida_familia/221650640/No-esperes-a-la-adolescencia-para-hablar-de-sexo-y-amor-con-tus-hijos-te-los-van-a-adoctrinar-otros.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=221650640&id_boletin=858409824&cod_suscriptor=445331

¡El pudor también se aprende!

El pudor puede manifestarse a partir de los 3-4 años y debe ser fomentado para que los niños aprendan a respetar su cuerpo y el del otro y a construir una personalidad con vida interior y con capacidad de amar … Veamos los beneficios ligados al aprendizaje del pudor.

El aprendizaje del pudor, en este mundo invadido por imágenes eróticas, es clave en la educación de los niños. Béatrice Bergeras, casada y madre de siete hijos, formada en acompañamiento de adolescentes, titular de un máster del Instituto Juan Pablo II en Roma y fundadora de la asociación “Aimer, ça s’apprend”* (A amar se aprende), explica a Aleteia de qué modo el pudor, enseñado desde la más temprana edad, participa de la construcción de la persona y la hace capaz de entregarse más adelante a un amor verdadero.

 

Aleteia: ¿Cómo define usted el pudor?

Béatrice Bergeras: “El pudor es la verdad natural que esconde a la curiosidad lo que pertenece a la intimidad de la persona”,escribió el abad Guy Pagès. Todas las palabras son importantes.

Cuando me dirijo a los pequeños, les digo que el pudor es natural, que pertenece a nuestra naturaleza de hombre o de mujer, sin hablar necesariamente de virtud, sino más bien de hábito, y que ¡el pudor se aprende!

En cuanto a la curiosidad, subrayo que la hay de dos tipos: la natural, que es la que dirigimos hacia nosotros mismos o hacia los demás y que es del orden del conocimiento, de uno mismo o del otro; y luego está una curiosidad menos natural, del orden de la indiscreción, es decir, malsana, y que va en contra del pudor.

La intimidad es el centro profundo del ser humano, su jardín secreto, ahí se encuentra el alma para los cristianos, el centro de la voluntad iluminada por la inteligencia. Y un ser humano se distingue de los animales por su inteligencia, su voluntad, su memoria y su consciencia, su capacidad de discernir lo Verdadero, lo Bello y lo Bueno.

Es creado a imagen y semejanza de Dios, tiene la capacidad de relacionarse con los demás y de amarles. Tiene también el poder de entrar en relación con Dios. Dios creó al ser humano por amor y para amar y, por ello, el ser humano no puede vivir sin amar ni sin ser amado.

Se tiende a definir el pudor como una moderación en la vestimenta. ¿Es más que eso?

Sí, a menudo se asocia el pudor con la forma de vestir, pero eso no es más que una expresión del pudor. El pudor es mucho más grande que eso. Solamente existe porque nuestra mirada está pervertida, porque ya no ve al prójimo como alguien con quien vivir una relación de amistad o de amor, sino alguien de quien extraer un beneficio egoístamente.

Lo que caracteriza al amor verdadero es que es capaz de darse totalmente al prójimo, en todas las dimensiones de su persona, y no utiliza al otro como un objeto para su placer egoísta.

¿Qué interés tiene enseñar pudor a los niños y adolescentes?

El interés es el de “despertarles el respeto por el ser humano”. Es para hacerles crecer hacia la Verdad, la Belleza y el Bien al mismo tiempo y que estos permanezcan conexionados. El pudor impide que el cuerpo se separe del alma. El pudor se encuentra en la frontera entre los dos y actúa como una protección de la intimidad de la persona.

Así crecerán hacia la verdad del amor, hacia la belleza del cuerpo y del amor, hacia el Bien, en el sentido de la construcción personal, primero, y luego en su capacidad de entregarse a un amor verdadero en el futuro. ¡No es una cuestión cualquiera!

En efecto, en la construcción de la persona y del niño en particular, el pudor está directamente ligado al aprendizaje del amor, a través de la autoestima, del autocontrol, de la comprensión e integración de la alteridad, de la pureza y de la castidad.

El pudor nos ayuda a desarrollar una perspectiva sobre uno mismo y cuanto más comprenda un niño en su corazón el respeto debido a la persona por ser persona, más púdico será y más capaz de tener una vida interior. Solamente en el corazón de una persona unificada puede nacer un amor verdadero. Para una vida cristiana, es también el inicio de una vida de oración y de ser capaz de visitar el interior de uno mismo.

¿A partir de qué edad se puede inculcar el pudor?

El pudor debe nacer de forma natural y puede manifestarse a partir de los 3-4 años. Aunque debe ser acompañado y fomentadono debe ser impuesto, eso no tendría sentido.

Antes de los dos años, el niño descubre su propio cuerpo y no siente ninguna vergüenza en exponer su desnudez. Descubre su cuerpo y ciertas sensaciones asociadas al tacto, pero no hay ningún impudor, es solamente curiosidad ¡y es una curiosidad sana!

Hacia los 3 o 4 años, comienza a sentir curiosidad hacia los demás. Puede comparar su cuerpo con el de sus hermanos y hermanas en el ámbito familiar y con los compañeros de su misma edad. Es la edad en la que se toma verdadera consciencia de la diferencia de los sexos y cuando se plantean preguntas.

Hay que responderles con un vocabulario adaptado para evitar palabras groseras o demasiado infantiles. ¡Hay que maravillarse de la belleza del cuerpo! Si damos a entender que hay algo sucio detrás de estos temas, se grabará en su memoria.

A partir de los 4 años, comienza a abrirse más hacia el universo del otro y a tomar consciencia de la identidad propia. Es durante este periodo cuando aparece el pudor. A partir de los 6-7 años, aunque puede ser antes, el niño se vuelve cada vez más púdico. Comprende mejor qué es el espacio íntimo y sabe respetar los límites entre él y los demás. Este descubrimiento del pudor está directamente ligado con la consciencia de ser una persona de pleno derecho y el niño construye el vínculo más o menos consciente entre su cuerpo y su corazón.

Dice usted que la condición previa a la noción de pudor es educar sobre la unicidad del cuerpo y del alma. ¿Cómo hacer que un niño tome consciencia de la unicidad de su persona?

Cuando intervengo en las clases de niños de primaria, siempre llevo conmigo una muñeca rusa, una matrioshka (se ve la muñeca exterior pero no las de su interior) que ayuda a los niños más pequeños a comprender las múltiples dimensiones que tiene una persona: corporal, emocional, intelectual y afectiva. (Al principio, dejo la dimensión social a un margen).

La primera idea consiste en mostrarles que el pudor está ligado a la noción de persona. Les pregunto qué es lo primero que miran en el cuerpo de alguien que acaban de conocer, qué lugar les puede dar información sobre quién es de verdad esa persona. Dicho de otra forma, qué lugar en el cuerpo humano es el más personal, el reflejo del alma. Incluso los más pequeños encuentran de inmediato la respuesta correcta:¡el rostro! Y dentro de la cara, los ojos, la mirada. La mirada desvela el alma. También subrayo que, al contrario, una rodilla o un pie no expresan nada personal.

¿Y con los adolescentes?

Con ellos se puede ir más lejos y revelar que ciertas partes del cuerpo sugieren el placer sexual y que exponerlas es una invitación a la genitalidad más que a una relación de amor. Por eso, ocultamos de forma natural nuestros genitales. Insistimos mucho con las adolescentes sobre qué desean que los chicos miren de ellas: si les muestran sus atributos femeninos, ¿están permitiendo a los chicos entrar en contacto con su persona o solo con sus cuerpos? A este nivel, un centímetro de más o de menos en la vestimenta va a tener importancia. De hecho, ¡todo es una cuestión de intención! Por supuesto, más allá de la ropa, también van a tener un papel importante la actitud y las palabras.

Con los adolescentes, utilizo ejemplos de la publicidad que nos inunda y que representan a mujeres semidesnudas o desnudas y les pregunto si el efecto del anuncio sería el mismo si el rostro de la mujer fuera el de su madre.

Evidentemente, el efecto no es el mismo, porque su madre es una persona que conocen y que quieren. En esta situación o en otras que ellos mismos identifican como una intrusión en su intimidad, les invito a que me digan cuál fue su reacción inmediata. Todos sin excepción me responden que experimentaron un sentimiento de vergüenza: esta ruptura de la unidad puede provocar, tanto en niños como en adultos, más allá de la vergüenza, un sentimiento de culpabilidad y una confusión muy profunda.

Hay una anécdota que cuento a los adolescentes, la de la experiencia que vivieron los prisioneros de los campos de concentración nazis, aunque también en otros lugares. ¿Qué hacían para despojar a una persona de su dignidad? ¡La obligaban a desnudarse! Esa persona queda reducida al rango de animal. Los animales no sienten pudor…

¿Cómo, concretamente, se orienta a los niños para unificar las 3 C: cuerpo, corazón, cerebro?

Hay que ayudarles a entrar en sí mismos, a escuchar su cuerpo y su corazón. El mejor medio es indudablemente el silencio. Con frecuencia, esta generación desconoce qué es el silencio interior. Vivimos en una sociedad de ruido permanente. Es un ejercicio muy bueno pedirles que guarden unos momentos de silencio, no forzosamente muy largos, porque solamente en lo profundo de su corazón descubrirán cuáles son sus auténticos deseos y cómo tomar decisiones con libertad.

A los más mayores, les pido que reflexionen sobre cómo quieren vivir: ¿desean ser respetados en su dignidad de ser humano o aceptarían ser reducidos al estado de un objeto impersonal? El meollo de la cuestión está ahí y el pudor es la mejor herramienta para impedir que el cuerpo se separe del alma, que los actos queden separados de la intención.

Me inquieta mucho constatar en ciertas jóvenes esta desunión, esta separación que crean entre su cuerpo y su interioridad y que, como consecuencia, los actos que realizan no tienen un impacto sobre ellas, ni siquiera el acto sexual. Sin embargo, cualquier acto, sea cual sea, tiene necesariamente consecuencias sobre todo el ser.

¿Qué le gustaría decir a modo de conclusión?

Que el pudor prepara y protege el amor verdadero. Cuanto más rica es una personalidad, más valor da a su vida interior y más grande es su pudor. Y también será más grande su capacidad de amar.”

*”Aimer, ça s’apprend” es una asociación compuesta por un equipo de hombres y mujeres que acompañan desde hace seis años a jóvenes en formación en comunidades religiosas y seminarios y, puntualmente, en escuelas.

FUENTE: https://es.aleteia.org/2018/09/27/el-pudor-tambien-se-aprende/

¿Cómo reaccionar frente a la hipersexualización de los jóvenes?

La manera como el sexo se hace presente muy a menudo a través de la pornografía y las redes sociales en la vida de los niños y los jóvenes no les beneficia.

Es un hecho, la hipersexualidad invade las escuelas. Muchas noticias lo prueban. Por ejemplo el principal colegio de Mios, en Gironde (Francia) informó por correo a los 600 padres de alumnos de 5º y 6º de comportamientos inapropiados en el centro docente.Su descripción es fría: “Visionado de películas de carácter pornográfico, exhibicionismo, masturbación en el patio del recreo, tocamientos de partes íntimas, difusión de fotos o videos desnudos en las redes sociales, realización de videos de carácter pornográfico”. Alumnos de 11 o 12 años.

El total desconocimiento, entre algunos, del carácter íntimo de la sexualidad, relacionado con el mal uso de las redes sociales, hace del patio una amenaza para los adolescentes.

¿Qué pueden hacer los padres por la educación afectiva de sus hijos? Elementos de respuesta con Françoise Guinard, miembro de CLER Amor y Familia y ponente sobre el tema de la pornografía en los foros Giga la Vieorganizados por el Instituto de Hauts-de-Seine.

¿Es este fenómeno de hipersexualización entre los jóvenes algo nuevo? 

Esta sexualidad exacerbada mostrada a todos llegó en el momento en que los teléfonos inteligentes cayeron en manos de los niños.

Ellos tienen entonces acceso a las redes sociales, a publicidad inapropiada y a contenido pornográfico. A pesar de la prohibición del teléfono en la escuela [en Francia, n.d.t.], se conectan en los baños o al final de las clases.

¿Por qué es tan problemático, tan contagioso? Porque la edad escolar es una edad en la que el niño busca valorarse a los ojos de los demás.Quiere mostrar a sus compañeros lo que ha visto, ¡y más si es chocante, porque esto le da valor! Y los compañeros no se atreven a decir que no y darse la vuelta, por miedo a quedar mal.

Algunos dicen que son cosas de la edad. ¿Pero es algo para su edad?

No, esto no es para su edad. Los adultos tienden a veces a banalizar la sexualidad. La ley prohíbe a los menores el acceso a toda forma de pornografía, pero de hecho los menores no están protegidos en absoluto.

Los padres son los primeros educadores de sus hijos. A ellos les corresponde acompañarles en el descubrimiento de la vida afectiva, de la vida relacional y de la sexualidad. Pero es verdad que a menudo están demasiado desamparados para abordar con ellos estos temas.

¿Entonces cómo hacerlo bien?

Es esencial retomar con ellos las nociones de pudor, de intimidad y de respeto: respeto a uno mismo y al otro. “Mi cuerpo es mío”.

Cuidar su cuerpo es respetarlo. Y respetar su cuerpo es saber decir que no. Es propio de su edad tener una cierta curiosidad por el cuerpo, por la sexualidad, por descubrir cómo funciona. Pero este medio para satisfacer esta curiosidad no es bueno porque pone en el cerebro imágenes impactantes de cuerpos.

¿Cuál es el peligro?

Sería estar a la vez impactado e imbuido por la fuerza de estas imágenes, y volver a ellas por lo que impactaron al cerebro. Hay un riesgo de acostumbrarse, y después de dependencia.

¿Qué decirle a un hijo que empieza 6º, por ejemplo, pues se confrontará necesariamente con comportamientos así en el patio?

En primer lugar evitaría sanciones o castigos porque se corre el riesgo de reforzar la atracción de los jóvenes por estas prácticas.

Aconsejo privilegiar la prevención a través de la información y el diálogo, para ayudar al joven a reflexionar y a retirarse de estos comportamientos: ¿qué es lo que me gustaría vivir? ¿Qué produce esto sobre mí? ¿Y al otro?

Y es importante prevenir a su hijo que estas imágenes y videos relacionados con la sexualidad circulan quizás en el colegio y que algunos niños tienen curiosidad por este tema.
Infórmale de que estas imágenes de cuerpos se hacen sobre todo para un público adulto, que hay imágenes bonitas de cuerpos y otras en cambio en las que el cuerpo está degradado, dañado.
Dile que estas imágenes son degradantes, incluso asquerosas, que es una industria enorme hecha para ganar dinero. Si un niño se enfrenta a esto es verdaderamente necesario hablar, aunque no las vaya a ver, porque puede ser muy culpabilizado por ello.

VOX: España enseña aberraciones sexuales a los niños

En una comisión parlamentaria, el dirigente denunció las quejas que habría recibido de docentes y padres de alumnos andaluces sobre el tipo de educación sexual que reciben en las aulas “¿Eso es lo que se les dice a los niños? Diversidad afectivo sexual, promover relaciones homosexuales entre menores de 10 años”, aseguró.
“Lo que estoy contando son las quejas de padres que nos llegan a nosotros. Esa es la libertad que queremos: derechos, igualdad y que a los niños no se les adoctrine. Los experimentos con gaseosa”, culminó el dirigente entre las protestas de los parlamentarios del PSOE, que reclamaron a la dirección de la comisión que frenara las acusaciones.

Tragamos como peces

En vista del interés que suscita la entrada, hemos decidido volver a subirla al comienzo de nuestros destacados. Es un texto publicado en el Diario Montañés hace como 10 años, pero sigue plenamente vigente. Dice así:

Los peces de mi acuario nunca faltan a la cita de la comida. Cuando se abre el orificio por el que caen las escamas alimenticias acuden raudos a por su ración. No importa si han comido recientemente, da lo mismo que no tengan hambre, ellos acuden. El caso es que si yo no controlara su dieta, morirían al hincharse de comida.

Algo similar  estoy viendo a mi alrededor, pero con personas. Ante la educación para el placer, que no sexual, ofrecida por colegios e institutos, los alumnos siguen buscando respuestas a sus numerosas y variadas preguntas.

La supuesta educación sexual en los centros educativos, que suele correr a cargo de organizaciones externas, se salta incluso un aspecto tan de moda como es la atención a la diversidad. En esta educación, muy personal, se muestran por el contrario aspectos de la sexualidad a todo el grupo de una clase considerándolo como homogéneo, sin tener en cuenta las situaciones particulares por las que puede estar pasando cada adolescente. Transgrede el respeto que merecen los alumnos cuyas creencias les enfrentan a los métodos anticonceptivos que se enseñan. Se salta algo tan elemental como el tiempo que necesitan los alumnos para asimilar conocimientos nuevos, dando ya por bien aprendido lo que se les ha enseñado; en otras disciplinas las calificaciones muestran lagunas en los conocimientos que se ha pretendido inculcar. Sin embargo, después de las sesiones de educación para la anticoncepción, que no sexual, los alumnos presentan lagunas y resulta paradójico que no conozcan por ejemplo el significado del término agenésico.

Da la triste impresión de que la educación impartida va orientada exclusivamente a la búsqueda del placer y al vulgarmente llamado “sexo seguro”, obviando la inmensa riqueza, diversidad, psicología, sociología y objetivos de la sexualidad humana. Es una visión altamente estrecha de las relaciones de pareja.

La educación sexual debe dejarse adscrita a los padres, o por lo menos debe existir una libertad que les permita elegir quién educa a sus hijos en este aspecto de la personalidad humana. Los padres tienen ventaja, puesto que viviendo con sus hijos pueden detectar cuáles son los momentos más adecuados para dar esta educación, y tienen un indudable interés en como ésta debe impartirse dada su relación inequívoca de amor para con su descendencia. Todo lo contrario ocurre, sin embargo, en los centros escolares, donde se ningunea a los padres mostrando una educación parcial e interesada de la sexualidad. Muchos padres ven que, éste, es un aspecto delicado de la educación e incluso tratan de eludirlo pero terminan como mis peces, tragando todo lo que se les eche.

Congreso de “educación”, escrito de rechazo y concentración para expresar disconformidad

Querido lector, según puedes leer en ESTE ENLACE, va a celebrarse un Congreso de “educación” en Santander los próximos días 10 y 11 de abril, las dos mañanas del miércoles y jueves y la tarde del miércoles. Ponemos “educación” entre comillas, porque la protagonista no será la Educación, sino la coeducación, que es hermana gemela de la ridícula ideología de género. Además, se pondrá en valor el insensato proyecto SKOLAE, de Navarra.

El proyecto SKOLAE busca iniciar a los más pequeños en determinadas vivencias sexuales: la masturbación, el besuqueo entre niños, etc. Tienes más información en ESTE ARTÍCULO. Pero te adelantamos que en Navarra ya se han ocupado de prohibir cualquier intervención de los padres: prohibido sacar a los niños de las aulas cuando se lleve a cabo el proyecto, prohibido disentir, prohibido pedir información, etc.

La ideología de género ha sido cuestionada desde sus comienzos: no sólo no posee base científica sino que la propia Ciencia la descalifica. También ha sido rechazada por numerosos colectivos de varios países e incluso por parte del Vaticano, donde el Papa Francisco ha escrito en numerosas ocasiones sobre su inconveniencia.

La idea “progre” de la coeducación consiste en no diferenciar para nada a los niños de las niñas. Y ocurre que sus defensores se ponen nerviosos cuando, a modo de ejemplo, un niño juega con un coche, o una niña juega con una muñeca, forzando a un intercambio muy poco o nada natural de juguetes.

Por todo ello estamos difundiendo un texto que puedes leer AQUÍ.

Además, hemos previsto concentrarnos en la entrada del Palacio de Festivales el miércoles día 10 por la tarde, aprovechando la simultaneidad con el congreso de “educación”. Esta es la octavilla para su publicidad:

octavi.jpg

Si eres de Santander y de los que no acepta el adoctrinamiento escolar, la ideología de género, la educación sexual basada en la búsqueda exclusiva de placer sin compromiso, el ninguneo a los padres, etc., etc., te esperamos esa tarde del miércoles. No nos podemos quedar en casa, el legislador ha de ver una oposición fuerte a estas locuras educativas. No podemos limitarnos a lamentarnos desde el sillón de nuestras casas, hay que movilizarse.

Si eres responsable de algún centro escolar, de alguna asociación de padres de alumnos, etc., sería muy útil difundir esta información con la finalidad de que el acto sea multitudinario. ¡GRACIAS!